Ramsés Figueroa
Inicio Currículum Escritos Proyectos Contacto
login



El sensible tejedor de sueños

Con sus otros dedos fue trenzando paciente, las once horas que correspondían a la noche. Al apretarlas, sobreponíanse minutos con segundos, y estos con décimas. Las tejeduras ajustaron tu sueño a una compacta secuencia de imágenes, que repetíanse con variaciones de color en las luces y sombras; y la historia ya contada, se hacía otra vez interesante.

Para la sexta repetición, el tejedor ya no era monstruoso, sólo enorme. Dejó correr el sueño y te observó cada instante que precedió al día, esperando notarte alguna expresión. Chasqueó sus dedos más invisibles para evitarte despertar con sobresalto; y lo encontraste visiblemente nervioso. Tenía regadas trenzas y trenzas de horas sobre tu cama, como cáscaras o uñas mordidas. Intentaba articular lo que le consumía por dentro, pero apenas alcanzó a ofrecerte el tiempo; sólo eso podía dominar.

 

Cuentos

· Los herederos del mundo entero

· La bruja del mercado

· Los reyes de la primavera

· Serenata para un cuarto menguante

(4 textos de 22)

Letras sueltas

· Insomnio

· El beso de Judas

· El oso de felpa

· Exequia

(4 textos de 47)

blog

Luego de saltar del globo la señorita Gú se dio cuenta de que había olvidado cargar el paracaídas. La caída, según había dicho el jocoso Abigail ...